Seleccionar página

¿Quién puede matar a un niño? es una película de terror de 1976 escrita y dirigida por Narciso Ibáñez Serrador, maestro de la narración, la televisión y la radio. La película cuenta la historia de un matrimonio inglés que viaja a Mallorca para celebrar la luna de miel que no pudieron tener en su día. Para buscar un lugar más íntimo y menos turístico, se desplazan hasta la pequeña isla pesquera de Almanzora. Allí pronto notan que sucede algo extraño, ya que apenas hay nadie. Pronto empiezan a descubrir que los niños de la isla, como si de un siniestro juego se tratara, han comenzado a asesinar salvajemente a todos los adultos. También ellos tendrán que huir de los niños e incluso enfrentarse a ellos si quieren sobrevivir.

Quien puede matar a un niño cartelSe trata de un argumento arriesgado y muy inquietante. Chicho Ibáñez Serrador tenía muy claro cómo quería llevar esta historia a la pantalla. Necesitaba contar con una pareja protagonista extranjera. El marido, Tom (Lewis Fiander), habla un poco de español y puede defenderse conversando con los locales. Pero su esposa, Evellyn (Prunella Ransome), sólo habla inglés y por tanto no entiende ninguna de las conversaciones que se suceden a su alrededor. Este detalle es fundamental para la historia, pues Tom va descubriendo la terrible verdad sobre la isla y el peligro que corren, pero decide ocultárselo a Evellyn, debido a su avanzado embarazo.

De modo que le película se rodó de esta manera. Los protagonistas hablan entre sí en inglés, toda la población local habla en castellano y Tom sí puede comunicarse con ellos, pero Evellyn no. Hasta aquí todo perfecto y muy coherente. Pero una vez terminado el rodaje y ya en fase de postproducción, los productores del film decidieron que era demasiado arriesgado estrenar en España una película hablada en inglés y por tanto con subtítulos. No les importó que ese detalle fuese fundamental para el desarrollo de la historia y la lógica de lo que ocurre. Pensaron que al público había que dárselo todo mucho más masticadito, no fuera a ser que al ver un subtítulo salieran horrorizados en estampida de los cines.

De modo que, como productores que eran, y por tanto dueños de la última palabra, olbigaron a que la totalidad de la película fuese doblada al castellano. Esto deriva en que muchas de las escenas de la película no tienen pies ni cabeza. Y a la buena de Evellyn la convierte de un plumazo en una idiota que no se entera de nada de lo que pasa, aunque lo estén hablando en sus propias narices. Terrible decisión que da al traste con buena parte de la película.

No critico ni mucho menos el trabajo artístico del doblaje de ¿Quién puede matar a un niño?, encabezado fantásticamente por Jesús Nieto (Tom) y Elsa Fábregas (Evellyn), sino la decisión misma de doblarla. Si al menos se hubiera establecido esta premisa desde un principio, no me cabe duda de que Ibáñez Serrador habría ajustado el guión para que no se produjesen esos absurdos de cara al espectador.

Lewis Fiander y Prunella Ransome, protagonistas de "¿Quién puede matar a un niño?".

Lewis Fiander y Prunella Ransome, protagonistas de “¿Quién puede matar a un niño?”.

En cualquier caso cabe mencionar que la película se habría tenido que doblar de todas formas, como solía ocurrir casi siempre en esa época, debido a la mala calidad del sonido directo. Este proceso les permitía mejorarlo y controlarlo mucho mejor. Pero insisto: lo acertado habría sido doblar al castellano a los personajes españoles y al inglés a los ingleses, tal y como se filmó.

Ni que decir tiene que el director, Narciso Ibáñez Serrador, estuvo firmemente en contra de esta decisión y así lo manifestó más adelante.

Lamentablemente, casos similares se han dado en más ocasiones. En muchas películas se hablan dos o más idiomas diferentes y aquí se ha decidido doblarlo todo al castellano, acabando con la diferencia idiomática que existe en el original. En esos casos lo más acertado es doblar sólo uno de las lenguas, la principal, manteniendo así la variedad y la coherencia. Si en la versión original hay un idioma que el espectador no debe comprender o se requieren subtítulos, perfectamente puede ocurrir también en la versión doblada. Lo importante es preservar la identidad de la obra.

Como nota final, quiero destacar la presencia en ¿Quién puede matar a un niño? del actor Antonio Iranzo, habitual del cine y el teatro entre los años 70 y los 90, y quien también trabajó en ciertas ocasiones como actor de doblaje. Todos podemos escucharle en nuestra cabeza si os digo que fue la voz de M.A. Barracus (Mr. T) en la mítica serie El Equipo A.